viernes, 1 de octubre de 2010

Sin memoria

El azul rozando mis dedos, mojando el alma del rocio de tus lagrimas. Palabras hundidas en tus labios, enterradas calladas por el corazón. Mil caricias entumecidas, en un sueño malogrado. Una ilusión perdida, en tu mirada extraviada, sentada frene a la ventana. Tu mirada perdida, vuela en los recuerdos, el presente dormido no existe sino en el olvido. Tu historia arrugada, en la frente marchita, te llamo y no me miras. Hasta que la muerte te traiga una nueva vida.

1 comentario:

bettuca dijo...

No se olvida lo que se puede ,si no lo que se quiere , ¡ay! dichosa memoria.