viernes, 29 de octubre de 2010

Un guiño al vacio

Llora, el cielo oscurecido
media luz esconde tras la cortina acuosa
moja mi mejilla ,buscando su resplandor
luchando tras una nube
sobre el campanario colgada
entre grises y negros, un rayo escapa
iluminando el iris dilatado por la falta de luz
perdido en la noche atraviesa el tejado
atrevido, juega con las sombras del techo
echando un guiño al ojo cerrado, agotado
tras los cristales, esperando su llegada.

Sigue, la lluvia mojando
el cielo
gris y negro,
colgado tras el campanario.

No hay comentarios: