lunes, 23 de agosto de 2010

La mentira

Corrió la voz, como ave asustadiza azuzada por el ladrido de un perro
corrió, de boca en boca entre las almas del lugar
creció la bola de mano en mano, algo nuevo se añadió
hiriente daga en su espalda, poco a poco penetro.

Traición de mentiras y engaños,
dolor profundo
profundo en el barro se hundió
día a día corrió,
la mentira, el dolor
todo su cuerpo inundó.

Corrió la canción de su muerte
lenta y agonizante
de boca en boca se entonó, el estribillo
hiriente, hasta en su tumba penetra la carne
una y otra vez.

3 comentarios:

carmeloti dijo...

Las mentiras tienen su fruto, generar dudas el suyo, magistral recreación de la miseria humana y el desenlace final.

A veces la única forma de vivir la realidad es midiendo nuestro tiempo con una lírica tan irreal como la verdad de nuestros labios...

Alicia María dijo...

Corre la voz que escribes maravillosamente.
Es verdad.
Un abrazo
Alicia

Tony dijo...

Gracias, muchas gracias por vuestros comentarios. Hay que decir que día a día voy aprendiendo de otros maestr@s, me queda mucho por aprender y tambien por escribir, debo vaciarme. Aquí me encontrareis aunque aveces falle siempre dejaré una pizca de mi...